3 pasos para alcanzar cero caídas desde una escalera en el trabajo

Las mejores prácticas para el uso seguro de escaleras requieren tres puntos de contacto en todo momento, y si bien las escaleras de mano siguen siendo muy populares, las tareas que demanden al operador usar ambas manos, por ejemplo, acrecientan enormemente el riesgo de un accidente. 

En la construcción, los accidentes por caídas están en el orden del 20 al 30%.

Hay varios aspectos a considerar para disminuir el riesgo por el uso de escaleras manuales:

Emplear Plataformas de baja altura

Son equipos con alturas de trabajo entre 4 y 5 metros y elevan cargas de hasta 240 kg. Asequibles, muy versátiles e ideales para mejorar la seguridad y la productividad en  las operaciones de construcción, renovación y mantenimiento. 

Aunque esta clase de plataformas de baja altura no es nueva en el mercado, ha experimentado un resurgimiento en los últimos años y su empleo se expande cada vez mas. 

Hay varios fabricantes de estos equipos tales como Genie, Haulotte, Snorkel, etc.

Estos productos fueron diseñados para brindar una alternativa más segura y productiva a los métodos tradicionales, como escaleras de mano, podios y andamios. 

Las plataformas de baja altura, como los mini elevadores de tijera autopropulsados o de empuje, aumentan la productividad en comparación con otros métodos ya que no requieren ningún tiempo de instalación o desmontaje a diferencia de un andamio, y se pueden empujar o conducir fácilmente entre áreas de trabajo.

Si los comparamos con las escaleras de mano, el operador no tiene que subir y bajar al área de trabajo, lo que reduce su fatiga pudiendo llevar en la plataforma, herramientas y materiales al área de trabajo. La plataforma replegada también se puede utilizar para transportar herramientas y materiales entre trabajos.

Utilizar “permisos de escalera”

Circunscribir el uso de escaleras manuales a situaciones de excepción, y llevar al personal a completar un formulario de aprobación para el uso de la escalera manual. Éste debe incluir una explicación de porqué no puede emplearse otro método de elevación que la escalera manual.

En la mayoría de los casos, una plataforma de baja altura es la mejor solución, ya que brinda a los miembros del equipo de trabajo seguridad y eficiencia.

Rediseñar el área de trabajo

Sin dudas siempre hay una oportunidad para analizar la disposición de los elementos a mantener y que están en altura y eventualmente, realizar tareas de readaptación del ambiente de trabajo para que los mismo puedan ser accesibles sin el concurso de escaleras manuales. 

Finalmente, las plataformas de baja altura eliminan la necesidad de que dos miembros del equipo realicen algunas tareas de mantenimiento, donde en el pasado un segundo miembro del equipo necesitaba estar disponible para dar herramientas o materiales al miembro del equipo en la escalera.

Deja un comentario