trabajador en solitario

¿Cómo proteger a un trabajador en solitario?

¿Cómo proteger a un trabajador en solitario?

Desde accidentes en el lugar de trabajo hasta problemas de salud originados por el estrés de un trabajo monótono en soledad, la influencia del calor o frío extremos, o inclusive, el eventual ataque de animales o picaduras de insectos, las personas que trabajan en solitario corren un mayor riesgo de sufrir lesiones y tienen menos probabilidades de tener acceso a la ayuda inmediata o al apoyo médico.

¿Quiénes son los trabajadores solitarios?

Los trabajadores solitarios realizan sus tareas solos, generalmente alejados de los recursos de la organización y otros miembros del equipo. Sin embargo, es posible que no siempre se trate de una ubicación remota a la obra. La categoría de trabajador solitario también puede aplicarse a los empleados que están separados físicamente de los demás y trabajan solos en un área aislada del sitio regular de trabajo.

Por lo general, las personas que realizan estos trabajos no tienen contacto visual con otras personas y, a menudo, no pueden oír ni ser oídos sin el uso de recursos tecnológicos como teléfonos por ejemplo.

Para ser considerado un trabajador solitario no hace falta trabajar un turno completo. Basta con estar en esta situación por períodos cortos que según la tarea pueden variar desde una hora, hasta unos pocos minutos.

Ya sea que trabajen separados de los demás en una fábrica o alejados de la misma fuera del horario laboral normal (trabajo nocturno, trabajo en fines de semana, etc.) las personas que realizan tareas en solitario corren un mayor riesgo de accidentes y emergencias en el lugar de trabajo.

Ejemplos de trabajadores solitarios

En la construcción, instalaciones, trabajos de mantenimiento y limpieza, reparaciones eléctricas, reparaciones de ascensores, reparaciones de aires acondicionados, pintura y decoración, mantenimiento de vehículos, etc.

¿Cómo se puede mantener seguros a los trabajadores solitarios en el trabajo?

Llevar a cabo evaluaciones periódicas de riesgos de los trabajadores solitarios. Junto con las evaluaciones formales para identificar los riesgos en un lugar de trabajo, se deben planificar evaluaciones dinámicas para estar al tanto de los peligros potenciales en entornos nuevos o de alto riesgo.

Desarrollar políticas claras y concisas para trabajadores solitarios. Las políticas escritas pueden incluir cómo responder a situaciones de emergencia, expectativas para comunicarse con los supervisores y cuándo/cómo usar los recursos de apoyo en el sitio.

Capacitar a los trabajadores solitarios sobre las mejores prácticas de seguridad. La capacitación regular ayuda a garantizar que los empleados en estas situaciones comprendan mejor los riesgos y responsabilidades cuando trabajan solos, así como también los protocolos de emergencia que deben seguir.

Considerar la ayuda de la tecnología. Desde dispositivos automatizados de detección de caídas hasta aplicaciones con tecnologías de monitoreo y registro. Innovaciones como estas pueden reducir el riesgo y aumentar la seguridad de los trabajadores.

Hay que recordar además que existen tareas que NO debieran realizarse en solitario. Por ejemplo:

Trabajar en o cerca de conductores de media o alta tensión eléctrica.

Trabajos que impliquen la entrada en espacios confinados (como un tanque de almacenaje, silos o una zanja)

La operación de equipos complejos o peligrosos por personas inexpertas sin la supervisión de un experto.

Por último, el empresario jamás debiera permitir que el trabajador que realizará su tarea en solitario decida por sí mismo si deberá o no estar supervisado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba