En un momento en que el COVID-19 representa una amenaza sustancial para la salud, es esencial desinfectar las maquinarias, especialmente si varios trabajadores operan el mismo equipo incluyendo, por supuesto, a quienes le dan servicio. Te sugerimos:

Usar el EPP apropiado

Antes de comenzar, usar equipo de protección personal (EPP), incluyendo guantes de látex o nitrilo y una máscara o tapaboca. Este paso reduce el riesgo de exposición mientras se limpia y evita que vuelvan a infectarse las superficies durante el proceso.

Emplear desinfectantes

Use desinfectantes aprobados para santizar la maquinaria. Productos como el cloruro de benzalconio son efectivos para neutralizar el nuevo coronavirus y otras sustancias potencialmente dañinas, y no dañarán los componentes del equipo. Una solución de alcohol isopropílico al 70% también es un desinfectante poderoso que elimina virus y es seguro para usar en superficies duras y no porosas.

Limpiar las superficies sucias antes de aplicar el desinfectante

Eliminar la suciedad y los escombros de las superficies interiores duras como ventanas, joysticks, el volante, las perillas y otros puntos de contacto. Utilizar agua, jabón y una esponja o paño para la limpieza.

Después de limpiar las superficies, rociarlas con un desinfectante. No es necesario limpiar después de rociar. Se puede dejar que el desinfectante haga efecto y seque o puede frotarse con un paño de fibra húmedo, si así se prefiere.

Cuidar la Tapicería

Si los asientos del equipo tienen tapicería de tela, se puede repetir el mismo proceso de limpieza. Si se limpia el asiento primero con agua y jabón, hay que frotarlo suavemente para evitar que se empape el material. El jabón que penetra profundamente puede dejar un olor a humedad permanente y fomentar el crecimiento de moho. Evitar el uso de cualquier producto que contenga lejía, ya que esto podría dañar la tapicería.

Paso final

Rociar las barras de sujeción, pasamanos y manijas de las puertas al final del proceso de saneamiento.